imagen de cabecera

Historia

Iglesia Siriana Ortodoxa de Antioquía:
Principales datos históricos: origen y desarrollo.

La fundación de la Iglesia Siriana Ortodoxa de Antioquía se remonta a los inicios de la cristiandad, en la época Apostólica, cuando Antioquía era la capital de Siria y una de las tres capitales del Imperio Romano.
Historiadores confiables tales como Orígenes († 256 DC), Eusebio de Cesarea († 340 DC), San Juan Crisóstomo († 407 DC), Jerónimo († 420 DC), y Mar Sewerius De Antioquía y Corona de los Sirianos († 538 DC.), han comentado sobre los esfuerzos de San Pedro en Antioquía, donde él estableció su Sede Apostólica. Él fue el primero de sus patriarcas a partir de quien se traza la línea sucesoria de patriarcas. Eusebio de Cesarea dijo: "en el cuarto año después de la ascensión de Jesucristo, San Pedro proclamó la palabra de Dios en Antioquía, la gran capital, y se convirtió en su primer obispo". El también dijo en su Historia de la Iglesia: "Ignacio llegó a ser famoso y fue elegido para ser el Obispo de Antioquía y el sucesor de San Pedro". En el calendario de fiestas Jerónimo fijó el día 22 de febrero como el día del establecimiento de la sede de San Pedro en Antioquía. La Iglesia Católica aún celebra esta fiesta en la misma fecha. Por lo tanto San Pedro fue el primer patriarca de la Sede Apostólica de Antioquía. Él tuvo muchos sucesores ilustres, incluyendo a San Ignacio. Esta sucesión se ha mantenido ininterrumpida hasta el tiempo del actual patriarca, él es el 123º entre los patriarcas legítimos.
Fue San Ignacio quien llamó a la Iglesia de Antioquía "La Iglesia Universal ", ya que ella incluía a los gentiles y a los circuncidados, Ignacio de Antioquía fue el primero en aplicar el adjetivo "Universal" (Católica) a la Iglesia Cristiana.
El libro de los Hechos de los Apóstoles también testifica que fue en Antioquía donde por primera vez los discípulos de Cristo Jesús recibieron el nombre de "Cristianos”.

Breve referencia histórica en nuestro país.
La autoridad en nuestro país es el Arzobispo Siriano Ortodoxo de Antioquía: Monseñor Crisóstomo Juan Gassali.
A principios del siglo XX, llegaron al país los primeros Ortodoxos Sirianos, muchos de ellos huyendo de la guerra y las persecuciones religiosas, estableciéndose así comunidades Ortodoxas Sirianas a lo largo del país, en especial en:
• La Plata y su zona de influencia.
• Ciudad de Buenos Aires.
• Avellaneda.
• Córdoba.
• Frías (Santiago del Estero).
• Salta.
En las 5 primeras se formaron asociaciones que aún existen, y se establecieron Iglesias en La Plata, Buenos Aires, Córdoba y Frías.

Dogmas y principios fundamentales.
La Fe de la Iglesia Siriana Ortodoxa está expresada en el Credo Niceno.
Cree en la Trinidad, que es un Dios, subsistente en tres personas distintas llamadas el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Los tres son una Esencia, una Divinidad, tienen una Voluntad, una Obra y un Señorío. El aspecto especial de la Primera Persona es Su Paternidad, de la Segunda Persona Su Filiación, y de la Tercera Persona Su Procesión.
La Iglesia Siriana Ortodoxa cree en el misterio de la Encarnación. Esto es, el Hijo Único de Dios, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, tomó para sí un cuerpo y se hizo hombre. Además cree que en el momento de la Anunciación, cuando el Ángel Gabriel fue enviado a la Virgen María, el Espíritu Santo vino sobre ella y la limpió de toda impureza natural, llenándola con Su Gracia. Luego el Hijo Único de Dios descendió y entró en su inmaculado vientre, y tomó para sí un cuerpo a través de ella, así se hizo un Hombre perfecto con un Alma perfecta. Después de nueve meses, Él fue dado a luz por ella y la virginidad de María se mantuvo contrariamente a las leyes de la naturaleza. Cree que su verdadera Divinidad y su verdadera Humanidad están en Él esencialmente unidas, en una unión libre de toda separación, corrupción, confusión, mezcla, cambio y transformación.
La Iglesia Siriana Ortodoxa llama a María, ‘Theotokos’( Ioldath Alloho), porque ella dio a luz a Cristo, Dios verdaderamente encarnado.
La Iglesia Siriana Ortodoxa cree que la muerte de Cristo fue la separación de Su alma y de Su cuerpo, pero Su divinidad en ningún momento dejó Su cuerpo o Su alma. Cree que por Su muerte por nosotros, Él nos otorgó la salvación de la muerte eterna y la reconciliación con Su Padre Celestial.
La Iglesia Siriana Ortodoxa cree que el Espíritu Santo es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, el Espíritu de Verdad, que procede del Padre. El Espíritu Santo es igual con el Padre y el Hijo. (Nota: La palabra espíritu en siríaco, ruḥo, que es también la palabra para soplo, es gramaticalmente femenina. Espíritu Santo es referenciado con el pronombre femenino en la mayoría de los primeros escritos Siríacos, sin embargo posteriores escritos lo refieren en masculino.)
Con referencia a la Iglesia, la Iglesia Siriana Ortodoxa cree que la Iglesia es el cuerpo de los verdaderos creyentes en Cristo, y que la Cabeza de la Iglesia es Nuestro Señor Dios Jesucristo. El Obispo Principal de la Iglesia Siriana Ortodoxa es el Patriarca de Antioquía.
Con respecto a los Sacramentos, la Iglesia Siriana Ortodoxa cree que los Santos Sacramentos son signos tangibles designados por el Señor Jesucristo para proclamar la gracia divina, dados por Él para nuestra santificación. Los Sacramentos de la Iglesia son: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Arrepentimiento (Penitencia o Confesión), Sacerdocio (Orden Sagrado), Unción de los Enfermos, y Matrimonio. Los Santos Sacramentos son ofrecidos por los Obispos y los Presbíteros. Solamente los creyentes pueden recibir los sacramentos. Solo cuatro Sacramentos son esenciales para la salvación: Bautismo, Confirmación, Eucaristía y Arrepentimiento. Los Sacramentos del Bautismo, la Confirmación y el Orden pueden ser recibidos solo una vez.
La Iglesia Siriana Ortodoxa confiesa las enseñanzas de los Tres Concilios Ecuménicos de Nicea (325 DC), Constantinopla (381 DC) y Éfeso (431 DC). Ella no acepta el Concilio de Calcedonia (451 DC).

Liturgia: celebraciones principales y festividades.
El calendario de la Iglesia fija días para la conmemoración de los hechos de la Historia de la Salvación del hombre, asignando preeminencia a los eventos relacionados con Nuestro Señor Jesucristo. Los días que conmemoran esos eventos se llaman "Fiestas del Señor”, e incluyen los Domingos, y fiestas del Señor conmemorando su Nacimiento, Circuncisión, Bautismo, entrada en el Templo, Transfiguración, Crucifixión, Resurrección y Ascensión, entre otras.
El Calendario Litúrgico Ortodoxo Siriano tiene dos grandes ejes: Pascua y Navidad.
El año litúrgico comienza con un período de preparación para Navidad, ocho domingos antes de Navidad.
Entre las fiestas más importantes podemos mencionar:
- Navidad (25 de diciembre).
- La Circuncisión de Nuestro Señor (1º de Enero).
- Epifanía (6 de Enero), conmemorando la visita de los magos de oriente y el Bautismo de Nuestro Señor.
- La Presentación de Nuestro Señor al Templo de Jerusalén (Fiesta de la Candelaria) (2 de Febrero).
- En el Domingo que marca el comienzo de la Gran Cuaresma (preparación para Semana Santa) se conmemoran "Las Bodas de Caná”, marcando el comienzo del ministerio público de Nuestro Señor. En los Domingos subsecuentes, se recuerdan los hechos del Ministerio de curación de Nuestro Señor, hasta llegar al Domingo de Ramos, que marca el inicio de Semana Santa (Semana de la Pasión).
- Jueves Santo (Lavatorio de los Pies de los Discípulos por Nuestro Señor).
- El Viernes Santo es el día de la Crucifixión.
- El Sábado Santo (Sábado del Anuncio de Dios), cuando Nuestro Señor descendió al Sheol para pregonar la Buena Noticia a los difuntos.
- El Domingo de Pascua se celebra la Resurrección de Nuestro Salvador.
- La Ascensión de Nuestro Señor al Cielo (40 días después de la Resurrección).
- Pentecostés cae en Domingo, diez días después de la Ascensión.
- 29 de junio, día de los Apóstoles San Pedro y San Pablo.
- La Transfiguración de Nuestro Señor (6 de Agosto).
- La fiesta de la Santa Cruz (14 de Septiembre).
Dentro del Calendario Litúrgico la Iglesia ha fijado días dedicados a conmemorar a la Santísima Virgen María, Madre de Dios.
- La Glorificación de la Virgen cae en el día siguiente a Navidad.
- El 15 de Enero se dedica a la bendición de Nuestra Señora sobre las cosechas.
- El 15 de Mayo por la bendición de Nuestra Señora sobre las espigas.
- La Asunción de la Virgen María (15 de Agosto).
- El Nacimiento de la Virgen María se celebra el 8 de Septiembre.
- La Anunciación a la Virgen María se celebra el 25 de Marzo y también el 5to Domingo antes de Navidad.
- La Concepción de la Virgen María (8 de Diciembre)
La Iglesia Siriana Ortodoxa de Antioquía resguarda 80 liturgias entre ellas la liturgia del Apóstol Santiago escrita en el año 61 DC, también la de San Pedro y la última del Mafriono Baselius Abd Alghani 1575.

Estructura institucional: su organización nacional e internacional.
Hay tres niveles de sacerdocio en la Iglesia Siriana Ortodoxa:
- Episcopado: dentro de este están las jerarquías de Patriarca, Católico (Mafriono), Arzobispo y Obispo, todos ellos elegidos de entre los Presbíteros Monásticos.
- Presbiterado: existen dos categorías de presbíteros: Presbíteros Monásticos (Célibes) y Presbíteros Seculares (que pueden casarse antes de su ordenación).
- Diaconado: dentro de este están las jerarquías de Archidiácono, Diácono Evangelista, Diácono Guardián, Diácono Lector y Diácono Cantor.
La autoridad suprema es el Patriarca de Antioquía y todo el Mundo. Él es obedecido por el Mafriono, los prelados, el clero y el laicado de todos los rangos en la Iglesia Siriana Ortodoxa. El nombre del Patriarca es mencionado antes del Mafriono en India y del Obispo en sus respectivas diócesis, durante el servicio Eucarístico, al final de las oraciones diarias, en las festividades religiosas, y durante otras ceremonias espirituales tales como ordenaciones, consagraciones, etc. Su título es: "Su Santidad Moran Mor Ignatius, Patriarca de Antioquía y todo el Este y Autoridad Suprema de la Iglesia Siriana Ortodoxa Universal”. Sus prerrogativas religiosas incluyen la Instalación del Católico, la consagración de los obispos elegidos legalmente y la consagración del Crisma, con tal que al menos dos Obispos estén presentes con él para la ceremonia. Él también tiene la autoridad de convocar Sínodos Universales y otros Sínodos de los cuales él es el Presidente. Él no puede ser depuesto salvo que introduzca herejía en la fe ortodoxa de la Iglesia, ratificada por los tres Concilios Ecuménicos de Nicea, Constantinopla y Éfeso y las enseñanzas de los Santos Padres, o se desvíe de las leyes canónicas, o sufra de desorden mental o sea culpable de seria mala conducta.
El Patriarca responde al Santo Sínodo consistente de todos los Obispos de la Sede Apostólica de Antioquía, que es considerado la suprema autoridad en la Iglesia. El Sínodo está revestido con la autoridad para elección e instalación de Patriarcas, la aprobación de la elección de Obispos, el examen y prueba de Obispos en caso de su desviación de la doctrina y leyes canónicas, su transferencia de un obispado a otro, la aceptación y rechazo de sus renuncias y su deposición, si fuera necesario. El Sínodo también tiene autoridad para el establecimiento de una nueva diócesis o la supresión de una existente. La reunión del Sínodo es considerada legal si asisten al menos dos tercios de sus miembros. Las decisiones Sinodales, tomadas por mayoría, se vuelven efectivas una vez aprobadas por el Patriarca.
En la India la autoridad máxima local es el Obispo General (Mafriono) del Este. El Mafriono está bajo la jurisdicción del Patriarca de Antioquía y es responsable ante el Santo Sínodo y el Sínodo Local de India. Es consagrado por el Patriarca, es elegido de entre los Presbíteros Monásticos y preside el Sínodo Local.
La autoridad local de cada Arquidiócesis es un Arzobispo. Él está bajo la jurisdicción del Patriarca y es responsable ante el Santo Sínodo. El Arzobispo es ordenado por el Patriarca y al menos dos Obispos, es elegido de entre los Presbíteros Monásticos. Algunas Arquidiócesis son "Vicariatos Patriarcales”; el Vicario Patriarcal, sin tener en cuenta su oficio eclesiástico, es responsable directamente ante el Patriarca.
A cada parroquia se asigna un Párroco (presbítero). Él está bajo la jurisdicción directa de su Arzobispo y es directamente responsable ante él.
Los Diáconos asisten a los Presbíteros en la administración de la liturgia. Cada Arquidiócesis puede tener un Archidiácono que es llamado "la mano derecha del Obispo”. Solamente Diáconos calificados e instruidos son elevados a este oficio.

Organismos dependientes en el país.
En el país podemos mencionar:
• El Arzobispado Ortodoxo Siriano con sede en la Ciudad de La Plata.
• La Iglesia Catedral San Pedro de la Ciudad de La Plata.
• La Parroquia San Efrén Doctor de la Ciudad de Buenos Aires.
• La Parroquia San Jorge de Córdoba.
• La Parroquia San Jorge de Frías.
Se puede mencionar además la existencia de una Asociación Siriana Ortodoxa en La Plata, en la Ciudad de Buenos Aires, en Avellaneda, en Córdoba y en Frías, las que colaboran con sus respectivas Parroquias.

Actividad ecuménica (con otras iglesias).
La Iglesia Siriana Ortodoxa participa activamente de la actividad ecuménica. Es miembro del Consejo Mundial de Iglesias, al cual se unió en el año 1960, mediante los esfuerzos del anterior Patriarca, Mor Ignatius Yacoub III de bendita memoria. Es también miembro del Consejo de Iglesias Locales, colabora con las otras Iglesias Cristianas, y toma parte en los diálogos ecuménicos y teológicos a nivel oficial y no oficial.
Con las Iglesias Ortodoxas Orientales (Copta y Armenia) mantiene encuentros periódicos y ha firmado un importante número de declaraciones comunes.
Con referencia a las Iglesias Ortodoxas del Este, podemos destacar la firma de un documento de Unión de Fe con la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía.
Con la Iglesia Católica Apostólica Romana se han firmado dos Declaraciones Conjuntas. La Primera el 27 de Octubre de 1971 entre Su Santidad el Patriarca Mor Ignatius Yacoub III y Su Santidad el Papa Pablo VI (De Fe Común en Jesucristo Verdadero Dios y Verdadero Hombre). La segunda el 23 de junio de 1984 entre Su Santidad el Patriarca Mor Ignatius Zakka I Iwas y Su Santidad el Papa Juan Pablo II (Ratificando la Declaración Común Cristológica y extrayendo consecuencias para la colaboración pastoral).
Estos son solo algunos hechos, a modo de ejemplo, de su intensa actividad y compromiso ecuménico.

Principales publicaciones. Hechos informativos básicos.
La Iglesia Siriana Ortodoxa cuenta con una Revista Patriarcal, que informa sobre la actualidad de la Iglesia.

Número de congregaciones, ministros y fieles.
El número de seguidores de la Iglesia Siriana Ortodoxa hoy es de aproximadamente tres millones. La mayoría de ellos reside en la India y el resto está esparcido principalmente en Siria, Líbano, Irak, Jordania, Turquía, Egipto, Europa, Norte América, Sudamérica y Australia.
La Iglesia Siriana Ortodoxa hoy está constituida por treinta y dos diócesis, diez de las cuales están en India, y el resto se encuentran diseminadas en diferentes partes del mundo. Cada diócesis tiene un Obispo que administra sus asuntos espirituales, ordena sus presbíteros, monjes y diáconos, consagra altares, iglesias y el óleo santo para el Bautismo y codifica reglamentos para el bienestar de la diócesis. Cada diócesis tiene un consejo eclesiástico y un consejo de laicos para ayudar a su Obispo en su administración.
En el pasado la Iglesia tenía cientos de monasterios, unos pocos de los cuales aún florecen. Los más famosos están en Oriente Medio, San Mateo, San Gabriel, San Hananya y San Marcos, entre otros.
La Iglesia tiene dos Seminarios Teológicos, uno en las montañas del Líbano y el otro en la India, donde el clero se educa.

Idioma del culto.
Es equivocado pensar que el arameo es diferente del siriano, porque la denominación de los arameos convertidos al cristianismo es sirianos porque se quería un nuevo nombre para llamar al pueblo una vez que reconoció en vida a Jesucristo para olvidar la vida en pecado. Lo que sucede también es que el idioma arameo posee varios dialectos internos que se hablan en las diferentes regiones hasta hoy, uno de ellos es el utilizado actualmente por la Iglesia, siendo todos muy parecidos entre sí.
La Misa se celebra en siríaco (arameo) y en los lenguajes locales y nacionales.
El arameo es uno de los tres lenguajes bíblicos, junto al hebreo y al griego.
Jesucristo y Sus discípulos usaban el arameo.
Originalmente fue el lenguaje de los arameos, quienes se habían establecido desde el siglo XV AC en las tierras de Aram de Damasco y Aram de Mesopotamia. Este lenguaje se difundió por todas partes en el mundo antiguo, a tal punto que el alfabeto de muchos otros lenguajes orientales se desarrolló a partir del arameo. Alcanzó el status de un lenguaje internacional en todo el este por un largo periodo de tiempo. Los judíos lo habían aprendido y usado desde la conquista de Babilonia en el siglo V AC como su lenguaje corriente.
Permaneció dominante sobre una gran sección de oriente, hasta el fin del VII siglo DC. Las huellas de esta influencia son obvias hoy en el nombre de varias ciudades y pueblos en el medio oriente.
En los albores del cristianismo, el siríaco fue la lengua madre de los habitantes originales de Antioquía. El siríaco fue también el lenguaje de los judíos inmigrantes en Antioquía. La Iglesia de Antioquía comenzó a usar el lenguaje siríaco en sus ritos religiosos. Ellos celebraron la primera Misa empleando la liturgia siríaca escrita por Santiago, el hermano de nuestro Señor, arzobispo de Jerusalén. Muchos de los Padres de la Iglesia escribieron sus libros religiosos y científicos en siríaco.



Menu



Traductor


Seguinos en las redes

contacto